En el mundo existen personas que están hechas de otra pasta, que si no tuvieran nuestra misma forma, pareciera que no son de este mundo.

Mitch Rawlins nos lo demuestra. Australiano de nacimiento, emigró muy joven a la Costa Dorada en Queensland, donde empezó sus primeros pasos en el mundo del bodyboard, llegando al máximo nivel y dejándonos deleites como este:

Categories: Extreme

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *