Se despertó en mitad de la noche.

Decidió entrar en la cueva, no le quedaba otra. Comenzó caminando a tientas, apoyándose en las paredes e intentado no golpearse con algún obstáculo. La cavidad comenzaba a estrecharse, pero a medida que se iba internando en la montaña el viento se hacía menos intenso y la temperatura subía algunas décimas. Fue sintiendo como su cuerpo entraba en calor, al menos parecía que era buena idea penetrar entrar en la roca.

Mientras descendía por el estrecho tunel, que aparentemente no tenia final, su mente comenzó a divagar. Imaginaba cómo habría sido su vida si no hubiera existido la inquietud en su forma de ser. Se preocupaba por conocer más y mejor todo tipo de cosas que se le ocurrieran, era una persona extremadamente curiosa, llegaba incluso a ser patológico. Una búsqueda sin fin de todo el conocimiento que su cerebro pudiera abarcar.

Y así siguió caminando a través del angosto paso que permitía el camino.

Recordaba miles de conversaciones como si estuviera en una ensoñación. En cada paso su mente alejaba más los pensamientos mundanos para entrar en el onírico. Realmente estaba drogado. Pensamientos absurdos comenzaron a aparecer en su cabeza.

Entre una elucubración y otra, recobró algo de lucidez y percibió que el ambiente dentro de la cueva había cambiado. Pudo llegar a distinguir un olor acre y como el aire se viciaba más a cada paso que daba. Me estoy envenenando, pensó. ¡Falta de oxígeno! – ¡Mierda! gritó. recobró el sentido. Le constaba moverse, se encontraba muy cansado y cada paso le costaba un mundo. Siguió caminando, pesaba que de ahí no salía. No encontraba ninguna salida y si daba la vuelta no le daría tiempo de salir de esa burbuja de hipoxigenada. Iba dando traspiés y lo inevitable ocurrió. Una piedra que no alcanzó a percibir se le interpuso en el camino, tropezó y cayó de bruces contra el suelo. Tras el golpe, y antes de desmayarse, pudo distinguir una luz al final del  pasillo.

Desde el suelo alargó una mano como si quisiera tocarla.

Categories: Aventura

One comment

Tamatti

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *